Asociación de niños de Ucrania-Castellón

Asociación de niños de Ucrania-Castellón

Asociación de niños de Ucrania-Castellón - Asociación de niños de Ucrania-Castellón

Marina

Marina

Cuando decidimos acoger a una niña de Ucrania para pasar el verano con nosotros en España, fue un hecho que meditamos debido a la situación de su País y a los acontecimientos ocurridos en la central de Chernobil. Puesto que estos niños que vienen en acogida son de la zona afectada, de la catástrofe anteriormente mencionada.

La niña que acogemos se llama Marina, es muy simpática y graciosa, ya el primer año nos hizo pasar un verano muy intenso y agradable.

En cuanto a su comportamiento es una niña que se ha adaptado muy bien a nosotros, a nuestras costumbre y forma de vivir.

En el pueblo donde veraneamos al principio le costó un poquito, pero ahora está totalmente integrada; cada verano que pasa tiene más confianza con todos.

En nuestro país, ha descubierto las playas, y quizá por los cursillos de natación que ha recibido para aprender a nadar, en la piscina es donde mejor se lo pasa.

 

No es una niña muy comedora, pero hay ciertas comidas de España que le encantan, como la paella, los mejillones, las pastas, etc.
Le encantan los animales, un verano visitamos el Zoo de Barcelona, y otro el Oceanogràfic de Valencia, la actuación de los delfines es lo que más le gustó.

Entre sus aficiones, le gusta ir al cine y también dibujar, pues tiene mucha imaginación para el dibujo espontáneo.
En el 2004 invitamos a un hermano suyo para pasar el verano con nosotros, Marina estaba muy contenta al tener a su hermano aquí.

Todos los años hemos ido a las actividades conjuntas organizadas por la asociación; a Aquarama, a las Grutas de San José, El Planetario del Grao, El Pinar, Visita a los Bomberos y a la Policia.
También hemos sido recibidos en audiencia en la Diputación  y en Ayuntamiento de Castellón.

En el 2004, fuimos de visita a Ucrania, conocimos a su familia que nos dio una agradable acogida. Fue una grata experiencia que queremos repetir en breve.
En el verano del 2005, invitamos a su hermanita más pequeña que tenía cinco añitos y nos sorprendió la protección hacia su hermana.
Este verano será el sexto que pasará con nosotros, y cada vez nos sentimos más ilusionados y más convencios del bien que estamos haciendo todas las familias acogedoras a estos niños de la zona de la catástrofe de Chernobil.

Amparo y Salvador

Categoría: Testimonios